Inicio de sesión

Links

Noticias por e-mail


Delivered by FeedBurner

Lunares: ¿Que son y cómo se clasifican?

lunaresLos lunares o “nevos” son pequeñas formaciones cutáneas que se desarrollan a partir de los melanocitos. Los melanocitos son las células que se encargan de producir el pigmento de la piel. Los lunares o nevos generalmente son de color oscuro (pardos o negros) pero existen de variados colores.

Los lunares se presentan en diferentes formas, tamaños, texturas y colores. La mayoría de las personas tiene al menos 10 lunares en el cuerpo, pueden aparecer en cualquier zona: rostro, brazos, piernas, pies, manos, espalda, hombros, cuello, etc., incluso aparecen en genitales, labios, adentro de la boca y uñas. Algunos lunares pueden presentar pelos.

La mayoría de los lunares aparecen durante los primeros años de vida, sin embargo como las células pigmentadas responden a variaciones de los valores hormonales, los lunares pueden aparecer, oscurecerse o agrandarse también durante el embarazo.

Los lunares pueden clasificarse según su origen en congénitos o adquiridos. Los congénitos son aquellos que aparecen desde el nacimiento y los adquiridos son los que aparecen en el individuo a lo largo de su vida.

Tanto los lunares congénitos como los adquiridos deben controlarse ya que algunos pueden transformarse en melanomas malignos (tipo de cáncer de piel). Lo que hay que observar son los cambios en los mismos. Estos cambios pueden darse en cuanto a la forma, al color, a los bordes, el tamaño, etc. Debe realizarse un control al menos una vez al año por un dermatólogo para que controle los lunares.

Existen también los lunares atípicos, estos son de mayor tamaño que los lunares comunes, pueden ser tanto lisos como rugosos y de color oscuro, aunque pueden presentar un fondo rosado. Si bien este tipo de lunares puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, es más común encontrarlos en zonas como pecho, nalgas y cuero cabelludo.

Existe una clasificación para éstos lunares atípicos a través de la cual se puede realizar un auto examen que evaluará el riesgo de que alguno de ellos se transforme en melanoma. A ésta clasificación se la conoce como el ABCD de los lunares:

  • A: Asimetría: se debe trazar una línea imaginaria en la mitad del lunar, cuanto mayor asimetría existe entre ambos lados, mayor es el riesgo de melanoma.
  • B: Bordes: cuanto más irregulares son los bordes, con entradas y salidas o esfumados, mayor control se necesita.
  • C: Color: los lunares de color uniforme suelen ser benignos, en cambio, aquellos que presentan más de un tono o un color muy oscuro, presentan un mayor riesgo de melanoma.
  • D: Diámetro: hay mayor riesgo cuando los lunares tienen más de 6mm de diámetro.

Si bien éste ABCD sirve para auto examinar los lunares, ante cualquier inflamación, cambio de textura, picazón, dolor o sangrado debe consultar con su médico o dermatólogo de inmediato. También es importante tener en cuenta que esta clasificación es solo una guía y será el especialista quien deberá diagnosticar un melanoma.

Los lunares pueden ser extirpados, solo si el dermatólogo lo cree necesario para proceder a observarlo bajo el microscopio. A veces pueden extirparse si se encuentran en zonas propensas a la continua irritación o simplemente por razones estéticas. El proceso de extirpación es muy sencillo, se realiza en el consultorio dermatológico, con anestesia local y no presentan ningún riesgo. Sin embargo, la mayoría de los lunares no requieren de ningún tipo de tratamiento.

Es importante tener en cuenta que para disimular los lunares se pueden maquillar, existen maquillajes de mayor poder cubritivo, los cuales ayudaran a disimularlos. Tampoco se corre ningún riesgo depilando o cortando los pelos de los lunares.


Catalogado en los siguientes terminos:



Seguinos


Quién está en línea

Actualmente hay 0 usuarios y 10 invitados en línea.

Cuidar tu piel feeds